lunes, 30 de marzo de 2009

La ciudad y la añoranza

Sin renunciar todavía a abandonar el tema de "La voz dormida", voy a compartir otra de las cosas en las que he pensado mientras leía.
Resulta que el libro que tenía en mis mano no era mio sino de una amiga a la que se lo había regalado una amiga suya. Y esta es una de las cosas buenas que tienen los libros, sobre todo cuando los regalas, que le puedes añadir algo tuyo para dárselo a esa otra persona; ya sea esto una dedicatoria, algunas palabras sueltas o una cita que para ti haya sido importante.

Y es justamente esto lo que quiero compartir, el libro de mi amiga que a su vez le regaló una amiga suya tenía una cita que me ha encantado y que es:
No hallarás otra tierra ni otro mar.
La ciudad irá en ti siempre, pues es siempre la misma.
No busques otra. No la hay.

La cita no sé si tiene algun significado para mi amiga pero a mi me ha recordado a mi isla, quizás porque llevo más de tres meses fuera de casa y se empieza a echar mucho de menos lo de uno, porque ya lo dice el fragmento del poema "no busques otra no la hay". Y es que a veces es un inconveniente vivir tan lejos.


El poema entero se titula La Ciudad y  es este, pero la cita que esa desconcida eligió me ha llegado más.

Dices «Iré a otra tierra, hacia otro mar
y una ciudad mejor con certeza hallaré.
Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,
y muere mi corazón
lo mismo que mis pensamientos en esta desolada languidez.
Donde vuelvo mis ojos sólo veo
las oscuras ruinas de mi vida
y los muchos años que aquí pasé o destruí».
No hallarás otra tierra ni otra mar.
La ciudad irá en ti siempre. Volverás
a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás.
Pues la ciudad siempre es la misma. Otra no busques
-no hay-,
ni caminos ni barco para ti.
La vida que aquí perdiste
la has destruido en toda la tierra.

Constantino Kavafis
(Traducción de José María Álvarez)
A raíz de esto he conocido al autor, Kavafis, poeta griego una de las figuras literarias más importantes del siglo XX y uno de los mayores exponentes del renacimiento de la lengua griega moderna, que tras su muerte su reputación aumentó, pasando a ser considerado uno de los mejores poetas griegos modernos, además de un icono de la cultura gay por sus poemas de temática homosexual.

5 comentarios:

Nebulina dijo...

Fijate que ese amor, esa nostalgia..es algo que nunca he sentido
Un besazo!

Versi dijo...

Ya... es curioso, los isleños solemos tener la isla muy arraigada, es que estar tan lejos de todo lo demás hace que quieras más lo tuyo.

El Zorrocloco dijo...

Me ha encantado el poema, y aunque en realidad no habla de eso, me siento muy identificado con los primeros versos, y eso que soy chicha como tú XD Pero me pasa como a Nebulina, nunca he tenido nostalgia de esto, y sí de los lugares que me quedan por visitar.

Un saludete, Versi!

P.D.- Sí, eres la más pringui de tus compañeras de piso XDDDD

ipodgirl dijo...

A mí me pasa un poco como a Zorrocloco, aunque adoro mi tierra, creo que tengo más ganas de visitar otras que quedarme en la mía propia... Pasaría la vida entera viajando y conociendo otros lugares y otras culturas :)
Besazos!!!

Versi dijo...

Bueno a ver, yo adoro mi tierra pero aún así todavía no sé si en un futuro querré trabajar allí; pero, a pesar de eso, el arraigo está y ahora más, porque después de ver como todo el mundo vuelve a casa por semana santa se echa todavía más de menos.

Y viajar seguramente sea el placer del mundo, de eso no puedo decir nada malo.