miércoles, 5 de marzo de 2008

De HP y otros libros

Ya he acabado el último libro de la saga Harry Potter. Tranquil@, no hay nada de spoilers. Y sí, me ha gustado. Y sí, lo voy a echar muchísimo de menos. Pero a pesar de eso, JK Rowling tiene todo mi respeto por haber cumplido su palabra, y es que por mucho que duela, es mejor parar a tiempo que seguir y arrepentirse luego. Dijo 7 y han sido 7.


En realidad el tema del que iba a hablar no es HP, porque aprecio demasiado el libro como para hablar de más y desvelarle algo a otra persona que lo esté leyendo. El que quiera hablar lo puede hacer por email, que estaré encantada de comentar todo lo que quiera, es que resulta que sólo conozco a una persona que se lo haya leído ya y todavía no he podido hablar con ella!!.

Así que el tema es de los libros en general. Más bien de mi lectura de libros en general. Y es que a raíz de la envidia (de la sana) que me generó un post de wen, me he decidido a compartir la decadencia actual de mi hábito de lectura.

Empezamos por los antecedente, como debe ser; de siempre me ha gustado leer, recuerdo cuando era pequeña y mi padre me enseñaba a leer en la cama, en alto que es como se aprende.
Sobre los gustos de lectura, pues se podría decir que soy buena de boca pero poco gourmet; es decir, que me tiene que entrar por los ojos porque yo cosas raras no pruebo.

Como no hay nada estable en el tiempo, en mi hábito de lectura encontramos un periodo de vacas gordas (que ocurre que siempre vienen antes de las flacas); hablo de 2002
, tal vez empezó antes pero no lo recuerdo. Y es que desde ese mayo tengo una libreta donde apunto todos los libros que he leído: título, autor y fecha.
La lista comenzó con Orgullo y Prejuicio y hasta marzo de 2008 hay 125 libros, incluido HP7. La media sale a 21 libros por año, pero conforme pasa el tiempo, cada vez hay menos unidades/año.

El causante de las vacas flacas ha sido la entrada en la facultad, que ha dejado a la lectura caer en picado y todavía sigue sin freno. En 1º y 2º de carrera se mantuvo pero una vez saqué el carné se acabo lo de leer en la guagua (bus) y todo fue a peor... Es una de las cosas que más echo de menos pero soy demasiado cómoda como para renunciar al coche, triste pero cierto.

Vamos que sigue estando presente porque siempre hay algún libro en la mesilla de noche pero nada que ver con como fue en sus mejores tiempos. Es por eso que me he pegado un atracón estos tres últimos días para poder volver a poner las estadísticas en orden.

En mi nuevo plan de choque, existen ya nuevos proyectos ahora que la mesa de noche tiene hueco:

*Ya empezados:
  • Un lugar llamado Nada - Amy Tan.
  • Wicked. Memorias de una bruja mala - Gregory Maguire.
*Nuevos:
  • Un mundo sin fin - Ken Follet (2ª parte de Los Pilares de la Tierra).
  • En el nombre del cerdo - Pablo Tusset.
¿Mi único consuelo? Parece ser que cuando se acaba la facultad las aguas vuelven a su cauce, a ver si en mi caso también se cumple.

PD: La viñeta la he creado yo de una página que te permite hacer una tira de cómic online. La otra foto es de un blog en el que hay varios ejemplos de el poder de los libros.

9 comentarios:

supergarban dijo...

El siguiente en mi lista es Harry Potter, ahora estoy con Kafka en la orilla. Como tengo la suerte/desgracia de tardar mucho para ir al trabajo, pues voy leyendo.

Gata Vagabunda dijo...

Qué terrible tentación... ¿puedo recomendar, puedo, puedo, puedo? :)

"La tregua", de Benedetti. Cabe en un bolso. Es pequeñito. Es tan bueno que se lee en un suspiro. Luego podrás regalárselo a otra docena de personas que estarán encantadas de haberte conocido ;-)

supergarban dijo...

Ese también tengo ganas de leerlo, un amigo me lo recomendó comparándolo con Brooklyn Follies (que le recomendé yo)

Versi dijo...

Bueno pues sí lo recomiendan lo voy a tener en cuenta: La Tregua, Mario Benedetti. Que hay que fiarse de la gente. Gracias.

unjubilado dijo...

Nunca he leido mucho ya que he sido de ciencias y tenía que leer los manuales de aparatos de medida con los que trabajaba, ahora estoy terminando "Las reliquias de la Muerte", publiqué un post aquí, pero quiero hacerlo durar un poco.
Saludos

geminisdespechada dijo...

pues sí, aunque suele ir por rachas, te aseguro que después de la facultad volverás a leer más.. yo me acabé la semana pasada el segundo de los pilares y me encantó! este mes debo llevar cinco o seis libros ya... ;)

Jess dijo...

Gracias por pasarte por mi blog. Me dí cuenta ahora de que comentaste en el post del relato, me alegro de que te gustara.

A mi también me gusta mucho leer, pero, como tú dices, hay épocas de vacas gordas y de vacas flacas. Lo malo es que siempre se me ocurre empezar un libro nuevo poco tiempo antes de que llegue una época de mucho curro en la Universidad y acabo dejándolo incacabado. Ahora voy a continuar un libro que ni recuérdo cuando lo empecé.
Un beso

Versi dijo...

Geminis de verdad que envidia me das, a ver si es verdad que cuando acabe la facultad las cosas cambian, porque yo en el instituto devoraba libros!

Jess: A mi me pasa lo mismo, en la época de exámenes no leo absolutamente nada y como me duran casi 2 meses... Que dura es la vida.

Lynx dijo...

Antes de entrar en la facultad, me leía unos 40 libros al año. Fue entrar y caer en picado a veintipocos :( Yo también apunto los que leo, empecé en el año 2000 y Orgullo y Prejuicio está dos o tres veces ;)